12 julio 2017

SIN CREDIBILIDAD EN BC “PROMESAS DE HONOR”: IMERK



 

Tijuana, B.C., 11 de Julio de 2017.- No cabe duda que aquel tiempo en el que la palabra de una persona, era sinónimo de formalidad y cumplimiento, quedó en el olvido. Resulta lamentable que en unas cuantas generaciones, hemos perdido aquello que nuestros abuelos, y quizás nuestros padres, honraban con vehemencia: su palabra, advirtió Manuel Lugo.

Ante la importancia del tema, la casa encuestadora IMERK Opinion & Market Intelligence  quiso conocer qué tan confiable resulta para los bajacalifornianos que alguien les da su palabra.


Como una sencilla introducción, vale la pena considerar que de acuerdo con algunas definiciones la palabra de honor: representa una “promesa cuyo cumplimiento está garantizado por la honradez o la reputación de la persona que la hace” y la palabra de hombre: expresa una “afirmación enfática, cuya validez se sostiene en el honor de quien se expresa”, explicó Lugo Gómez.


Resulta interesante conocer la credibilidad que los ciudadanos tienen cuando les dicen las siguientes afirmaciones de compromiso y veracidad:

-       TE DOY MI PALABRA: el 27.7% confía en ello cuando se lo dicen, es decir sólo tres de cada diez personas, subiendo en Ensenada (30.8%), así como en los hombres (30.9%) y las personas de 26 a 35 años (44%).

-       PALABRA DE HONOR: el 20.8% confía en ella, representando a dos de cada diez personas, siendo mayor en Tecate (23.3%), así como en los hombres (23.2%) y las personas de 26 a 35 años (29.3%).

-       TE LO JURO: el 17.3% confía cuando se lo dicen, es decir sólo dos de cada diez personas, subiendo en Mexicali (21.7%), así como en las personas de 18 a 25 años (31%).

-       PALABRA DE HOMBRE: el 14.3% confía en ella, es decir sólo dos de cada diez personas, subiendo en Ensenada (17.5%), así como en los hombres (24.9%) y las personas de 18 a 25 años (23%).

Siendo cuestionados sobre en cuál de las anteriores afirmaciones existe una mayor credibilidad y confianza se encontró que el 30.7% de los ciudadanos no cree en “ninguna de ellas”, seguido por el 27% que le otorga su confianza a “te doy mi palabra”, un 18.3% a “palabra de honor”, el 17.8% a “te lo juro” y sólo el 6.2% a “palabra de hombre”. Por el contrario, se identificó que la falta de credibilidad es mayor, es decir no creen ni un poco en ellas, cuando les dicen “te lo juro” (35%) y “palabra de hombre” (22.5%), refirió.

Palabra incumplida…

A seis de cada diez habitantes de Baja California en alguna ocasión les dieron su palabra y no les cumplieron, es decir al 60.7% de ellos, incumplimiento que ha sido mayor en los habitantes de Rosarito (67.5%) y Mexicali (65%), así como en los hombres  (64.6%) y las personas de 46 a 65 años (68.6%). Tomando en cuenta la última ocasión en que lo anterior sucedió, la persona que dio su palabra y no cumplió en su amplia mayoría eran hombres (75.8%); identificándose que la falta de palabra afectó la relación en la mayoría de los casos, ya que para el 44.8% la confianza y credibilidad en la persona sin palabra disminuyó un poco y para el 43.1% desapareció por completo, señaló.

Adicional a lo anterior, se identificó que tres de cada diez ciudadanos (33%) aceptan haber dado en alguna ocasión su palabra sin cumplir con la misma, incidencia que es mayor en Rosarito (37.5%) y Mexicali (35%), así como en los hombres (36.5%) y los jóvenes de 18 a 25 años (47%), agregó.

¿Palabra de hombre?

Hace algún tiempo, quizás no muchos años para algunos, la “palabra de hombre” era tan confiable que hasta las mismas mujeres la utilizaban; sin embargo, hoy en día cuando un hombre da su palabra, sólo para el 15.2% ésta es totalmente creíble, disminuyendo a 12.2% entre las mujeres y resultando sorprendente conocer que en el segmento masculino la credibilidad en la misma solamente sube a 22.1%, representando que ocho de cada diez hombres ya no creen en la palabra de su mismo género, algo muy lamentable, concluyó Lugo Gómez.