23 julio 2017

RIÑA ENTRE PANDILLEROS NO AFECTÓ AL TURISMO


                         *Siguieron llegando a Rosarito

Rosarito, B.C.- En medio de la confusión de balazos, patrullas con sirenas,  gente corriendo para resguardarse, tráfico pesado, algunos negocios cerraron sus puertas. Por el terror sembrado ante las detonaciones de arma de fuego,  la noche de este sábado se disipó en momentos después.


 La primera versión fue que unos  pandilleros habían disparado  en contra de militares  y que estos repelieron la agresión.

Luego la segunda historia  es que hubo  una riña entre cholos de La colonia El Murua  y  meseros del Coco Beach.  

Un hombre se metió a una taquería y  cogió un cuchillo y se puso aventar cuchilladas al aire en esa locura lesionó a la mujer dijeron los presentes.
 El resultado de la agresión fueron cinco personas lesionadas ninguna de ellas  de seriedad, toda vez que fueron dadas de alta momentos después.
Los lesionados fueron; María Del Carmen /N de Mexicali  siendo  internada en el Seguro Social.

José, Daniel, Sergio, Enoy  /N. fueron trasladados  dos a la Cruz Roja y  dos al Hospital General.

Al entrevistar  a Sergio/N. de 21 años, dijo haber sido deportado de los Estados Unidos, por conducir en estado de ebriedad reveló que se encontraba degustando y de repente; Solo sintió caliente en su pierna  cerca del tobillo izquierdo.

Incluso a él los policías le dieron dinero para que tomara un taxi y se retirara a su domicilio. Cabe mencionar en  cuanto  a la respuesta de los uniformados fue  inmediata  en cuestión de minutos a pesar del congestionado tráfico.  

Hubo elementos pie tierra, otros en motocicletas. Unos persiguieron a tres presuntos responsables de la agresión por la playa y lograron detenerlos cuando estos se daban a la fuga.

Lo que  nadie se explica es que ni lesionados o detenidos quisieron  revelar nada.

 Así que el juez calificador en turno no tuvo  más remedio que dejarlos en celdas por riña campal y los sancionó con 36 horas.

Resaltando  también que  el turismo seguía llegando, la fiesta no paró ahí  incluso  hubo quien se amaneció disfrutando de las playas.