27 diciembre 2016

RECOMIENDA GOBIERNO DEL ESTADO EVITAR FOGATAS Y PRENDER ANAFRES DENTRO DE VIVIENDAS



Para impedir el registro de intoxicaciones por inhalación de monóxido de carbono

MEXICALI, B. C.- Martes 27 de diciembre de 2016.- Al ser instrumentos para generar calor en los hogares ante las bajas temperaturas que se registran en la entidad, el Gobierno del Estado que encabeza el Mandatario Francisco Vega de Lamadrid, a través de la Secretaría de Salud, solicita a la población abstenerse de encender fogatas o anafres dentro de habitaciones no ventiladas, debido a la afectación que pueden provocar en la población como intoxicaciones por inhalación de monóxido de carbono.


El titular de la dependencia, Guillermo Trejo Dozal, hace énfasis para que las personas no se expongan a tener algún accidente que pueda tener consecuencias mortales, “es por eso que hacemos un llamado a que no prendan anafres o asadores dentro de las viviendas y jamás utilicen la estufa y el horno como calefacción, estas simples medidas de prevención evitarán muchos accidentes”, puntualizó.

La mayoría de los accidentes causados por intoxicación por monóxido de carbono (CO), se producen en los hogares y están relacionados a nuestras actividades diarias como cocinar y usar la calefacción; debido a que el CO es un gas invisible y silencioso, sus características no permiten en muchos casos darse cuenta del peligro que éste significa, resultando en envenenamiento por inhalación en cuestión de minutos.

El monóxido de carbono es producido por la combustión incompleta de elementos, es altamente tóxico y no tiene propiedades indicadoras que permitan su reconocimiento.

Indicó que en algunas ocasiones el humo se genera por el mal funcionamiento de los artefactos de gas, la escasa ventilación y la falta de mantenimiento o deterioro de las instalaciones internas; si es inhalado en grandes cantidades puede provocar daños cerebrales irreversibles e incluso la muerte.

Es posible detectar la presencia de monóxido de carbono en el ambiente si  en los artefactos de gas, aparecen en sus conductos de ventilación o alrededor de ellos, manchas, tizne o decoloración; en las personas, una intoxicación puede manifestarse con síntomas de debilidad, cansancio, tendencia al sueño y en algunos casos puede producir dolor de cabeza, náuseas, vómitos, dolor en el pecho y pulso.


Ante la sospecha de intoxicación por monóxido de carbono se debe retirar a las víctimas del ambiente contaminado, ventilar ese espacio y acudir al médico inmediatamente.