17 diciembre 2014

Cicuta

 Jaime Flores Martínez
                                              Saúl
Decidido a quedarse con los recursos públicos destinados al fomento del deporte en Baja California, el director del INDE Saúl Castro Verdugo ahora no encuentra que hacer con los excedentes de dinero. Para depositar efectivo en los bancos debe justificarlo ante Hacienda.
En lugar de invertir el presupuesto en la necesaria preparación de los atletas baja californianos, el señor Castro prefiere patrocinar eventos propios o familiares, además de pagar viáticos a incondicionales que insisten en proyectar a sus vástagos en distintas disciplinas deportivas.

Castro cubre los gastos de avión, hotel y alimentación a todos sus parientes. A ellos –por supuesto—les importa un pito el origen del dinero. Don Saúl debe saber que algunos de ellos abandonaron la discreción y pregonan su generosidad.
En algunos casos el señor Castro ha cubierto incluso los gastos de los guardaespaldas comisionados en Tijuana para resguardar la integridad de sus adoradores. En conversaciones recientes, algunos de ellos se refirieron al evento deportivo anual que realiza Castro para agasajar a sus familiares.
Resulta que el director del Instituto del Deporte y la Cultura Física de Baja California (INDE) acostumbra invitar a toda su raza a un evento deportivo anual que realiza en el Centro de Alto Rendimiento en Rosarito que bautizó como “Castro Games”.
En época veraniega, don Saúl organiza competencias especiales acordes con las capacidades físicas de sus sobrinos, primos, tíos y parientes lejanos. La mayoría de ellos viajan desde Hermosillo, Sonora y algunos de ellos permanecen en Rosarito hasta por dos semanas.
Los familiares de Castro se dan la gran vida y concluyen su visita a Baja California con sus respectivas medallas colgadas al cuello. Uno de sus parientes reconoció frente a Cicuta que Saúl Castro Verdugo se ha convertido en el máximo ídolo de su descendencia y lo presumen como el icono familiar.
Ubicado como incansable luchador, sus carencias económicas fueron superadas con creces. ! Que orgullo tener a un millonario en la familia! Y es que la generosidad de Castro se refleja especialmente entre cercanos e incondicionales.
Personal del Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Tijuana refieren que don Saúl enquistó a su nuera como encargada de limpiarle los dientes a los deportistas del sitio. Ellos subrayan --en tono de broma-- que es el único Centro Deportivo en el país que cuenta con una encargada de limpiar los dientes a los corredores.
El asunto es que la joven odontóloga es hija de Francisco Javier Medina, director de Desarrollo de Talentos del INDE e íntimo amigo de Saúl Castro Verdugo.
En septiembre pasado Cicuta ubicó a Castro como un hábil personaje que se ha mantenido pegado a la ubre gubernamental durante los últimos 13 años. Castro despachó como director del Instituto Municipal del Deporte en Tijuana (IMDET) durante el trienio de Francisco Vega, hoy gobernador del Estado.
Luego brincó como director del INDE en la gestión de Eugenio Elorduy Walter y pasados 6 años, Castro repitió en ese instituto durante el sexenio de José Guadalupe Osuna Millán.
Nadie hasta hoy ha sido capaz de revisarle sus cuentas. El millonario presupuesto que maneja es manejado a discreción, es decir, como le viene en gana.
Cierto que nadie se atrevería a criticar a Castro su conocimiento en la materia deportiva, aunque hasta hoy nadie entiende como una persona de escasos recursos ha logrado amasar una riqueza que muy pocos mortales logran a lo largo de su vida.
Ya Cicuta refirió que algún empleado resentido se encargó de revelar que Castro utilizó recursos del erario en la construcción del complejo escolar denominado Santillana del Mar, al que sarcásticamente le ubican como Santa Niña del CAR.
Aunque en aquella ocasión Cicuta publicó que la alberca del CAR fue presupuestado en 5 millones de pesos y finalmente costo 18, conocedores del tema aseguran que esa alberca alcanzó un valor superior a los 100 millones de pesos. Y aunque a nadie le consta que Saúl allá inflado el presupuesto, tampoco alguien se atrevería a negarlo.
Desde el sexenio anterior Castro nombró a su compadre César Osuna como responsable de la dependencia en el Puerto de Ensenada. Este hombre atiende (en sus tiempos libres) un exclusivo gimnasio privado que cuenta con la más moderna tecnología para el desarrollo deportivo.
Mientras el señor Osuna no tiene empacho en reconocer que funge como “prestanombre’ de su compadre Saúl Castro, una dama conocida como Andrea encabeza otro inmueble habilitado como gimnasio exclusivo en la popular colonia 20 de noviembre. Que ironía. Dicen que el máximo logro de Andrea es haber laborado junto Saúl Castro por algunos años.
La respuesta a lo relatado es que Saúl Castro se presume como íntimo amigo el gobernador Francisco Vega de la Madrid. Confiado asegura que goza de toda su confianza y que difícilmente Intervendrán sus finanzas. 

                                                            Radio
El periodista Fernando del Monte y el autor de Cicuta son mancuerna en Fórmula Tijuana, que se transmite de lunes a viernes a la una y media de la tarde por la frecuencia 950 de amplitud modulada, Radio Fórmula Tijuana.
Cicuta.com.mx twitter: @jaimecicuta