25 octubre 2013

Cicuta

Jaime Flores Martínez
                                                                                               

                                                                                                 Pico
Popular por su costumbre de meterse en lo que no le importa, el mercadólogo tijuanense Ariosto Manrique Moreno fue marginado como consejero de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) representada en esta frontera por Jorge Escalante Martínez.
Y aunque Escalante se deslindó de su relación profesional con Manrique, el especialista en encuestas echa mano de su labia para posicionarse entre la clase empresarial. La mayoría de los empresarios están convencidos que Manrique acostumbra moverse al ritmo de las olas sin respetar la obligada tendencia apartidista que deben practicar los empresarios.

Hace algunos anos, al inicio de su aventura, Manrique despachó como presidente de Jóvenes Empresarios de Tijuana pues sus orígenes datan de una familia vinculada con el sector. Lo destacable es que este joven se movió con la alternancia política a sabiendas de los riesgos para el sector empresarial.
Enmascarado en la mercadotecnia a principios del 2010 Manrique  fue contratado como director del Instituto de Opinión Ciudadana de la anterior legislatura estatal. Se supone que debía favorecer con sus encuestas a sus tricolores contratantes, aunque cometió el error de favorecer al PAN en sus encuestas.
Tres años antes un canal de televisión por cable contrató a Manrique para elaborar la encuesta de la elección que llevó a la gubernatura al panista José Guadalupe Osuna Millán. Y aunque los números de Manrique arrojaron que el ganador había sido el priísta Jorge Hank, en realidad triunfo el panista Osuna.. En pocas palabras esa televisora hizo el ridículo porque dio como ganador a Hank.
De regreso al tema de la legislatura, se supone que Fernando Castro Trenti  pidió a Manrique que dejara el cargo en el Congreso para que sus números tuvieran credibilidad ante la sociedad. Desde el exterior Manrique realizó más encuestas que lógicamente apuntalaban al priista Castro Trenti como el virtual gobernador de Baja California.
Ahí los números también le fallaron, aunque su economía se mantuvo a salvo. Una versión creíble revela que Ariosto Manrique se mantuvo en la nómina del Congreso del Estado hasta el último día de septiembre de este año. A su paso por el Instituto de Opinión Ciudadana el joven Manríquez solicitó al Congreso del Estado 1 millón 118 mil 957 pesos para la compra un sistema móvil para la captura de encuestas.
Manrique pactó con una empresa chilanga dirigida por un tal Carlos García, para la elaboración de un software que simplificaría la realización de encuestas en el Congreso. No obstante, los empleados del anterior legislatura se mostraron sorprendidos por la insistencia de Manrique porque el consorcio Incube Sofware nunca entregó el sistema. ¿Por qué entonces Manrique insistió tanto por el pago?
El día que dejó de laborar en el Congreso, el mercadólogo se comprometió a liquidar 30 mil pesos asignados como caja chica pero que en los hechos nunca justificó. Ese dinero jamás fue comprobado pero tampoco recuperado.
La extrema ansiedad de Manrique por deslizarse en las esferas de poder, lo llevo a recomendar a su hermano Marco en la campaña del alcalde electo de Tijuana Jorge Astiazaran Orci. Con su característica habilidad para el convencimiento, Ariosto incrustó a su consanguíneo en la campaña de Astiazaran para mantener prendidas dos veladoras en la pasada campana electoral.
Mientras su hermano elaboraba encuestas para el doctor Astiazaran, él se dedicaba a manipular las redes sociales en favor del candidato panista a la alcaldía Alejandro Monraz Sustaita. En pocas palabras, este joven aventó dados en dos distintas mesas para asumirse ganador. 
 
El asunto es la excesiva actividad política de Ariosto Manrique,  ya le dio al traste a su relación con los sectores empresariales de Tijuana. Su proclividad a vincularse con partidos de todos colores, han  devaluado la imagen de un encuestador que debiera ajustarse a proyectar la preferencia de los ciudadanos.
No hay duda que –en ocasiones-- el factor económico se adelanta a la responsabilidad profesional. Si la mayoría de las empresas encuestadoras responde a los intereses de quienes ordenan los sondeos, el consorcio de Ariosto no puede ser la excepción.
Chiquis
Un conocido personaje que recientemente charló con Cicuta, estima que el procurador de justicia de Bajá California Rommel Moreno Manjarréz exageró al referirse a los atributos del todavía sub procurador en Tijuana Ricardo Salas Bravo.
Al tomarle la protesta a mediados del 2011, Rommel Moreno calificó a Salas como un funcionario íntegro, responsable, y comprometido con la dependencia. Tal vez esa  visión se tenía sobre Salas. 
Sin embargo, a dos años de distancia, la percepción social es radicalmente distinta. Salas Bravo hace compromisos que no cumple. Don Ricardo no sabe decir que no, aunque ponga en riesgo su palabra. Como será de esquivo que ni siquiera contesta el teléfono a las personas con las que estableció acuerdos. Tal vez don Ricardo Salas Bravo prefiere mantener la estatura que lo llevó al puesto.
Roba-perros
Gracias a los consejos de algún consumado ignorante, el joven Iván Márquez (titular de la Asociación Provida Animal)  ha cometido errores tan graves que lo pusieron directamente  bajo la lupa de la justicia.  Además de quedarse con un animal que no le pertenece (eso es robo), el tal Iván denunció a la dueña de la perrita por “maltrato y tortura”. Hágame favor. Seguro que sus asesores lo quieren ver en la cárcel.

Cicuta.com.mx    twitter: @cicutajaime